martes, 31 de mayo de 2011

La frase: "si todos lo hacen entonces está bien"... ¿Nos justifica a copiar lo que nos guste de internet?

Esta entrada es parte del Proyecto "Cómo empezar y/o mejorar un blog católico: Prácticas y Consejos". Puedes consultar los temas en el enlace anterior o también puedes ver la lista de temas al final de esta entrada. Todos los blogs participantes promoverán el proyecto de esta manera para darle mayor alcance a su difusión y para facilitar la navegación entre blogs.


******



Si todos van a un precipicio y se avientan ¿Tú lo harías? Es fácil darnos cuenta de que lo que hace la mayoría no es siempre lo correcto o lo mejor. Muchas veces sabemos que copiar información o imágenes  de internet y hacer cosas por el estilo no es bueno, pero igual nos conviene y ¿por qué decidimos hacerlo? Porque aparentemente no le hago daño a nadie o porque es, digámoslo así, un código no oficial aceptado en la sociedad y para bien o para mal la mayoría lo aprueba.
Es muy común en el mundo de hoy “la regla” de:” si lo hacen todos entonces está bien” y creo que se debe a que, al no darse cuenta nadie o alguna autoridad de nuestra actividad ilícita o inmoral, no vemos consecuencias inmediatas, pero ¡nada más lejos de la realidad! Cualquier cosa que hagamos violando las leyes establecidas o nuestra propia ley natural siempre tiene una consecuencia negativa ya sea a corto o a largo plazo o bien puede que los afectados sean nuestros hijos, padres, hermanos u otras personas cercanas. Como cuando intentamos sobornar a un policía de tránsito por haber pasado una luz roja y llevamos a nuestros hijos con nosotros en el auto, aparentemente no pasa nada, “nadie se dio cuenta”, pero resulta que tus niños están viendo lo que haces y lo que les estás enseñando es que, cuando infrinjas la ley, evade tu responsabilidad a como dé lugar. Otro caso común es la compra de películas pirata, ¡se las compramos a nuestros hijos! Y el problema no es sólo el mal ejemplo que damos, es una cadena de consecuencias negativas: primero fomentas la delincuencia, al ganar dinero fácil quien se dedica a vender estas películas, no busca superarse. Al no llegar el valor de la película a su creador, entonces no hay ganancia, si no hay ganancia, no hay inversión en otros proyectos y por supuesto se reducen los empleos en esta industria.
Se me ocurre pensar que una forma de afectarnos este tipo de actividad sería que, en el caso de estar buscando información, al no haber aportaciones y si mucha copia, entonces nos toparíamos con lo mismo una y otra vez. De hecho me sucede a menudo, por ejemplo al teclear en el buscador “Pan de plátano” me salen diversos y numerosos sitios con la receta, pero ¡oh sorpresa! Muchas son copias de una original y, obviamente, no se le da el crédito. Yo lo que quiero es ver distintas formas de hacerlo para ver cual se me antoja que pueda quedar mejor. Qué decepcionante ¿no? Por otro lado si eres autor de un blog o tienes algún sitio web te privarías de la satisfacción y reconocimiento que da el hacer una buena aportación nacida de tu creatividad y de tu iniciativa sobre algún tema en específico. Yéndome un poco hacia el extremo pienso que si esto siguiera en aumento, los autores de la internet se verían obligados a cobrar por tener acceso a sus sitios. Perderíamos las ventajas de la información amplia, diversa y gratuita.
Ahora demos la “vuelta a la tortilla” y pongámonos del lado de quien es afectado con el plagio de información o de ideas. ¿Qué sentirías si fueras un diseñador, un arquitecto, un científico, un artista o un escritor, y llevaras mucho tiempo desarrollando algún proyecto y después de todo ese esfuerzo te das cuenta que alguien firma tu obra con su nombre? Jesús nos enseña en el  evangelio que no hagas a otros lo que no quieras para ti.
Para quienes amamos a Jesucristo y buscamos seguir sus preceptos, tenemos muchas otras razones que nos motivan a evitar la copia de información o datos en el internet. Sabemos que Dios nos pide ser honestos y nos pide ser justos y tenemos el deber de ser congruentes con esto, porque si no lo hacemos, y nos jactamos de ser católicos, entonces no nada más no estaríamos dando testimonio, sino que daríamos un peligroso anti testimonio que provocaría confusión y perderíamos credibilidad ante el mundo. Si nosotros queremos hacer la voluntad de Dios debemos saber que “el que es fiel en lo poco es fiel en lo mucho” (Lc. 16:10). Pensemos en esto cuando escuchemos la vocecita interna que nos dice “no pasa nada”. Pasa para ti mismo y para el ejemplo que quieres dar a tus hijos.
 Me encontré estos videos que, aunque no son propiamente del tema de la copia de información de internet, sí muestra las consecuencias de cometer faltas que aparentemente son pequeñas. Los podemos ver en estos videos del Consejo de la Comunicación en http://www.youtube.com/user/notecallesalzalavoz y Cien Minutos Contra la Corrupción en http://www.youtube.com/watch?v=u2Ta1wJEwGM&NR=1 http://www.youtube.com/watch?v=rMtikQ6FS-k&feature=related


Este proyecto es una iniciativa de Xhonané Olivas del blog Familia Católica. Le doy las gracias por tomarme en cuenta para su proyecto.